La interrupción voluntaria del embarazo es una intervención realizada por un médico o una médico para poner fin al embarazo (abortar) .

La interrupción voluntaria del embarazo solo está autorizada en determinados casos. Antes de una interrupción voluntaria del embarazo debe usted acudir a una sesión informativa en un centro de asesoramiento sobre el embarazo.

Asesoramiento

Un asesor o asesora hablará con usted sobre su situación y sobre las diferentes posibilidades. Le explicará las ayudas económicas y sociales que puede solicitar si decide seguir adelante con su embarazo, y también le ofrecerá información general sobre métodos anticonceptivos.

Una mujer hablando con un asesor en una clínica de aborto

Métodos para la interrupción voluntaria del embarazo

Existen dos métodos para la interrupción voluntaria del embarazo:

  1. Interrupción voluntaria del embarazo con medicamentos: hasta 63 días después de la última regla o menstruación. Deberá usted tomar un medicamento y volver otro día para tomar más medicamentos. Este método provoca efectos similares a los de un aborto espontáneo. Sangrará usted durante algunos días.
  2. Legrado y aspiración: hasta la semana 14 después de la última regla. El médico o la médico le aplicará una anestesia general de corta duración o una anestesia local en el cuello uterino. Después, aspirará a través de un pequeño tubo la mucosa interna del útero y el embrión. Con ello se pone fin al embarazo.

La mujer no necesita la autorización de su compañero para interrumpir su embarazo.

Solución de emergencia

Después de una interrupción voluntaria del embarazo seguirá usted pudiendo tener hijos.
La interrupción voluntaria del embarazo no es un método anticonceptivo sino una solución para casos de emergencia.

Diccionario y traducciones

¿Necesita ayuda? Encontrar a un profesional sanitario.

Ayuda